Dexva

Blog

6 trucos para mejorar el estrés y evitar quemarnos como freelancer.

Los que somos freelancer nos enfrentamos a no tener una seguridad sobre cuándo tendremos un nuevo proyecto o cuándo nos pagarán  y todos tenemos esos clientes que pagan tarde. A veces dada a esta situación, aceptamos casi todos los proyectos. Al llegar a este punto, aceptar todos los proyectos que pensamos que podemos realizar para asegurarnos suficiente dinero para equis tiempo nos lleva a sacrificar tiempo familiar, con amigos, nuestra creatividad, sueño y salud.

Esta saturación de trabajo se puede hacer en períodos cortos o puntuales, pero trabajar de esta forma no es llevable ni recomendable. La consecuencia de aceptar grandes volúmenes de trabajo es llegar al estado de “burnout”. Esto nos lleva a estar desmotivados y a la larga afecta nuestra calidad de trabajo. El sobre trabajo puede causar que cometas errores, adoptar hábitos malsanos y claramente aumentar el estrés.

Si te encanta lo que haces y tratas de dar siempre lo mejor, debes evitar llegar a estar “quemado”. ¿Cómo podemos evitar llegar a este punto y aumentar tu productividad y buenos hábitos?

trucos para disminuir el estrés y burnouts

Te compartimos 6 puntos que te pueden ayudar:

1. Ser consciente de los síntomas.
Escuchar y reconocer las primeras señales del “burnout”. Estas son algunas: problemas para dormir, problemas concentrándonos, cansancio, falta de motivación y sentirnos abrumados.

2. Ser realista con el manejo de nuestro tiempo.
 No saber cuánto puedes producir en un 1 día, puede ser un problema. Debemos entender y delimitar nuestros tiempos de producción laboral para tener una relación sana con nuestro trabajo. Un ejemplo de esto es para los camarógrafos: un día de grabación de 10h realmente son 12h ya que debes preparar el equipo, cambiar baterías, ver la luz, etc. O por ejemplo un editor, no es solo pasar tiempo editando sino organizando clips, resguardar el trabajo en la nube o un sitio de seguridad, revisar, editar, enviar emails, etc.

3. Usa conscientemente el calendario.
Hacer de un hábito tener al día tu calendario. Para cada tarea bloquear el tiempo estimado es muy importante, a ese tiempo añade 15 o 30 mins extra para asegurarte terminarlo. Esto ayuda a tener un margen de tiempo por cualquier cosa y no ir justos. Un truco, que debería ser un hábito, es invertir en nuestra persona bloqueando por completo 2 días al mes para hacer pasatiempos, cosas que nos gusten o estimulen nuestra creatividad. Esto es un respiro para nuestro cerebro y bienestar mental. Notarás como tu productividad aumentará después de esos días completamente libres de trabajo.

6 trucos para mejorar la productividad

4. Eliminemos distracciones.
Un ejemplo perfecto de esto son las redes sociales. En nuestra jornada laboral llenamos momento “de aburrición” o vacío con WhatsApp, Instagram, LinkedIn feeds, noticias, etc. Si sumamos todo ese tiempo consumido en eso, se estima que invertimos más de 3h diarias viendo este contenido. Esto causa que tengas que trabajar fuera de las horas estimadas para poder terminar un proyecto, por ende, no descansamos bien. Cosas que podemos hacer: poner el móvil en silencio, darle vuelta para no ver la pantalla o guárdalo en un cajón… así no vemos notificaciones, ni alarmas y nos enfocas en la pantalla de nuestro ordenador que deberá ser de uso laboral, así solo saltan alarmas del calendario laboral y no para ver algo que nos distraiga… de verdad lo agradecerás al final del día. Descansarás y podrás desconectar. Podemos aplicar la técnica POMODORO.

5. Poner límites.
No responder llamadas ni mensajes de trabajo fuera del horario establecido, por ejemplo, terminas todos los días a las 6h30pm. No respondas a nada después de esa hora, debes ir eliminando esa sensación de presión y conexión. Pon el límite, por tu bien y por tus clientes -deben entender que no estás disponible 24/7 – verás que luego todos nos adaptamos y tú trabajarás mejor sabiendo que a las 18h30 el chiringuito se cierra.

6. Buena comunicación con tus clientes.
Ser claro con los tiempos con tus clientes desde el inicio.  Muchas veces sentimos la presión de decir que podemos cumplir el proyecto más rápido de lo que estimamos y esto es un error. Perjudicamos nuestra calidad de trabajo, futura relación con el cliente y potencial recomendación a otros.  Al final tus clientes buscan a un experto que conozca sobre el tema y tiempos de trabajo.

Así que, todo depende de ti, si quieres evitar burnouts y mejorar tu bienestar mental. Ser freelancer no es fácil, empezando que muchos no salimos de casa ya que trabajamos desde allí y desconectar se vuelve un desafío. Así que debemos poner límites sanos y una buena estimación de tiempo para producir grandes resultados mientras te cuidas a ti también.

Lograr metas, ser más feliz y crear en tu mejor forma debes primero cuidarte tú lo que quiere decir: manejar bien tu tiempo, ser razonable, saber cómo comunicarte con tu cliente para crear expectativas realistas, evitar distracciones y ser consciente o reconocer los primeros síntomas del burnout.