Dexva

Blog

Caprichos, gastos fijos, gastos de más...Estos gastos hormigas - o no tan hormigas - pueden cambiar por completo nuestro presupuesto personal.

Las compras tienen un factor impulsivo y emotivo en nosotros, muchas son arrebatos o caprichos del momento. De tus últimas 10 compras, ¿cuántas han sido por impulso o capricho?  
Deberíamos ser más conscientes de nuestro estilo de vida, eso no quiere decir no tener aspiraciones o no mimarnos o pasar un buen momento, pero…. ¿realmente necesitamos hacer esto todas las semanas?

Seamos sinceros compramos muchas cosas innecesarias y nos autoconvencemos que lo necesitamos o lo merecemos – ciertos días merecen la pena celebrar y mimarnos – pero con lo que deberíamos ser conscientes es con evitar tener deudas y no vivir con el bolsillo justo, o como dicen “vivir de pago a pago” y con angustia de no llegar al final del mes, o momento de generación de estrés.

Hablemos un poco de FOMO – Fear of Missing Out –, miedo de estar perdiendo una oportunidad o algo bueno que crea momentos envidiables. Este es un factor que influye directo sobre los gastos. Hablemos desde las ocasiones más simples de “todos han ido a este restaurante” o “todos mis amigos tienen esta camisa o móvil”. Típico en una cena o en unas copas y comienzan todos a hablar que han ido a X restaurante y que esta super bien o que todos dicen que es genial el nuevo Apple Watch porque hasta hace cardiogramas… tu cabeza: “m*erda, suena demasiado bien, yo quiero uno, además podemos quedar todos” … literal te has hecho el plan en tu cabeza en menos de 5 minutos y ya te visualiza tu fin de semana con ese nuevo producto… pero ESPERA… ¿realmente necesitas gastar en eso? Trabajemos sobre la mentalidad de “no lo tengo y lo quiero, todos los tienen o lo quieren, yo también”. Hablemos de esta mímica social, es normal, nos imitamos entre nosotros. Pero este comportamiento crea “gastos hormiga” (como un café por allí, una cerveza por allá o inclusive, ya no tan hormiga, a gastar en un capricho más caro). Estos gastos suelen ser innecesarios y pierdes foco en lo que realmente quieres o en ahorrar para invertir -recuerda: make your money work for you!

cena amigos, fomo y gastos

Estos caprichos no suelen estar dentro del presupuesto de compra, por lo tanto, afectan directamente a tu presupuesto y flujo de caja. Una consecuencia es que estos gastos causan desbalance en tu cuenta, y a veces, acarrea que entres en problemas a final del mes o trimestre o inclusive en deudas. Te recomiendo primero, reconocer el momento que empiezas a sentir FOMO sobre un producto o un nuevo sitio. En ese momento, respira trata de frenarte y sé crítico contigo, ¿lo necesitas de verdad? ¿Hará un cambio real? ¿lo utilizarás varios meses o veces? ¿Realmente, vale la pena? Hazte 3 preguntas, ya que, si solamente es una, la emoción nos juega en contra. Bajemos ese entusiasmo un pelín y seamos racionales. Otra técnica es que esperes 1 mes antes de comprar un producto que represente más del 15% de tu presupuesto y valores si es algo que lo utilizarás muchas veces -amortizar esa inversión.

Realizar técnicas como estas nos ayudarán a mantenernos con un buen ritmo y una economía saludable. Además, de permitirte ahorrar para las emergencias -por si pierdes el empleo al menos tener 3 -6 meses cubiertos – y ahorrar para invertir a futuro.

Es aquí entra la complejidad de conocer realmente tu flujo de dinero y el porqué es tan importante tener conocimiento de las finanzas personales y el saber decir o sentirnos cómodos diciendo en algún momento “no puedo”o “no me hace falta”. Es clave que estiendas que tu dinero no solo es gastos e ingresos, es actitud y manejo frente a esas horas de tu vida invertidas.

gastos innecesarios y fomo